¿Qué dar de comer a una persona con disfagia?

En principio, debes saber que la deglución se realiza en dos fases: una voluntaria que es cuando introducimos los alimentos a la boca, masticamos y tragamos; y otra involuntaria que se produce cuando los nervios envían una señal al cerebro para que active los músculos involucrados en el traslado del bolo alimenticio desde la faringe hasta el estómago.

La dificultad para tragar en pacientes con disfagia puede presentarse en mayor o menor grado en cualquiera de las fases del proceso alimentación. Y en función de ello se debe modificar la textura y consistencia de alimentos tanto sólidos como líquidos.

La importancia de hacerlo correctamente radica en hacer que el momento de las comidas sea realmente nutritivo para prevenir la desnutrición, además de evitar que las personas con disfagia aspiren los alimentos y estos se dirijan a los pulmones y se produzca el ahogo o infección respiratoria.

¿Qué dar de comer a una persona con disfagia?

¿Cómo preparar alimentos para personas con disfagia?

Las dietas para personas mayores o personas con dificultad para tragar pueden variar de acuerdo a sus necesidades y requerimientos particulares. Las recomendaciones que te proponemos a continuación suelen ser a modo general y contribuyen a que cada plato sea sustancioso y ameno, sobre todo para quienes el acto de comer puede llegar a ser doloroso.

Existen tres tipos de texturas recomendadas para alimentos sólidos y líquidos: néctar para casos de disfagia leve, miel para moderados y pudín para los más graves. Cualquiera que sea el que debas preparar, procura que sean purés con texturas suaves y homogéneas de fácil deglución o fácil masticación para disfagia, evitando los grumos, huesecillos, espinas, filamentos o semillas de frutas y verduras que puedan ocasionar inconvenientes al momento de tragar.

La selección de alimentos con alto valor nutritivo es primordial. Puedes preparar platos con poco volumen, pero alta concentración de nutrientes, para ello diversificar y utilizar varios productos en cada plato es de gran ayuda. Esto además de potenciar cada comida, le proporcionará un sabor muy apetitoso.

Al cocinar recetas de purés para personas mayores o con disfagia, procura evitar la pérdida de nutrientes por cocción. Cocinar al vapor para luego triturar y tamizar es una forma de garantizar el máximo de minerales y vitaminas en cada plato y de evitar cualquier tipo de riesgos al tragar.

Los alimentos triturados tienen posibilidades elevadas de contaminación microbiológica, así que deberás implementar medidas higiénicas rigurosas en cada fase de la preparación de las recetas, al igual que al momento de refrigerarlos.

Recuerda que estás preparando comida triturada para personas con problemas para tragar, así que muchas de ellas pueden presentar dolor al momento de comer. Cuidar la presentación, variar los ingredientes y maximizar el sabor de las recetas es una práctica que contribuye a hacer que el momento de la alimentación no sea tan traumático.

Además, puedes recurrir a la gran variedad de potitos de purés para adultos mayores y personas con disfagia. Son numerosos los que se encuentran disponibles en el mercado. Los de Mitata cuentan con ingredientes variados que le aportan un alto valor nutricional y que cumplen con las necesidades alimenticias de los usuarios; además son preparados siguiendo procesos y tomando medidas de empaquetados que garantizan una textura suave, homogénea y un sabor delicioso.

Preparar alimentos para personas con disfagia

Alimentos que se deben evitar

Descartar alimentos con las características que te detallamos a continuación evitará riesgos de atragantamiento:

  • Alimentos con textura fibrosa o con filamentos, como la piña o la naranja.
  • Alimentos con piel o semillas.
  • Alimentos con doble consistencia. Por ejemplo las sopas con fideos, cereales con leche, pan con semillas o frutas que al masticar pueden desprender algún líquido como la sandía o las mandarinas.
  • Alimentos que se desmenuzan con facilidad, entre ellos el pan tostado y las galletas.
  • Alimentos duros como los frutos secos.
  • Alimentos pegajosos, ya que suelen quedarse en el paladar y provocar cansancio en los pacientes con disfagia.

Alimentos para el bienestar

En cualquier etapa, la alimentación suele tener un impacto profundo en la calidad de vida y el bienestar de las personas. Cuando se presenta la disfagia, preparar alimentos con amor y pensado en su funcionalidad requiere de creatividad y dedicación a fin de  garantizar una hidratación y nutrición adecuadas.

Todo ello sin descuidar el sabor y la presentación de las recetas de comida triturada que las hagan platos apetecibles para contrarrestar la disfagia en ancianos y adultos.