¿Qué puedo comer después de un implante dental?

¿Qué puedo comer después de un implante dental? Cuando nos sometemos a una intervención de este estilo debemos llevar a cabo ciertas prácticas de postoperatorio que nos permitan recuperarnos correctamente con el fin de conseguir un cicatrizado óptimo en el menor tiempo posible. 


La dieta blanda después de unos implantes dentales es una praxis totalmente recomendada. Dado que, cuanto menos maltratemos nuestros dientes con alimentos difíciles de masticar antes conseguiremos una recuperación completa y exitosa. 


Dieta blanda tras implantes dentales 


En lo que respecta a la dieta blanda es importante conocer qué clase de alimentos y preparaciones son las que mejor pueden venir para una recuperación óptima. 


Por ejemplo, debes evitar a toda costa las bebidas calientes, el picante y alimentos irritantes. 


Una dieta altamente efectiva y relacionada con una cicatrización rápida está compuesta por la ingesta de caldos, purés, cremas, sopas, panes muy suaves (evitando las cortezas), frutas y verduras fáciles de masticar. 


Mitata tiene una selección de tarritos 100% naturales perfectos para personas que se encuentren en proceso de recuperación tras un implante dental. 


¿Qué debo evitar comer tras un implante dental?


Existen algunos alimentos que tenemos que evitar consumir a toda costa.


  • Esquiva frutas u hortalizas duras y crudas como la manzana o la zanahoria.
  • Alimentos congelados como helados, sorbetes, granizados y similares.
  • Chicle. Puede dañar los implantes, además, suelen tener altos contenidos en azúcares o edulcorantes.
  • Bebidas carbonatadas o gaseosas. 
  • Panes duros con excesiva corteza. 
  • Comida ultra procesada y grasienta.
  • Café o té. 


Ejemplo de Menú o Dieta Blanda tras un Implante Dental 


Todos los consejos que podamos dar van a ser de utilidad, aunque no hay nada como poner ejemplos prácticos y sencillos que puedan ser llevados a cabo. Por este motivo, desde Mitata os hemos traído un menú hecho a base de alimentos y preparaciones nutritivas, seguras y riquísimas. ¿Preparados? Tomad nota: 

  • Desayuno: Para el desayuno comenzaremos con un aporte de vitaminas gracias a un delicioso puré de plátano, papaya y avena cocida. (Una pequeña advertencia, debemos de extremar el cuidado con aquellas frutas que contienen pequeñas semillas como los frutos rojos, fresas, etc).

  • Media Mañana: Si durante la mañana hay un poquito de hambre puedes optar por tomar una gelatina. 

  • Comida: Aunque tengas implantes imaginamos que te gustará comer bien, nuestro tarrito de cocido 100% natural hecho con garbanzos pedrosillanos e ingredientes de los de toda la vida es muy pero que muy recomendable.  

  •  Merienda: Te recomendamos un puré de mango y plátano. Existe bollería sin azúcar que puedes comer. Deberás tener especial cuidado con que estas piezas no contengan ninguna semilla. 


Perfecta para dietas blandas. La combinación de la nutritiva merluza y la ingesta de verduras como los guisantes, la patata, el ajo y el perejil, nos aportan todos los nutrientes necesarios sin un exceso de grasas o ácidos que puedan dañar nuestros implantes dentales. 


Las combinaciones pueden ser variadas. Prueba con diferentes opciones, ya que comer lo mismo durante algunos días seguidos puede terminar aburriendo por mucho que nos guste esa comida o preparación. 


Otros Hábitos que debemos Evitar


Además de llevar una dieta blanda después de unos implantes dentales existen otro tipo de hábitos que pueden suponer un riesgo para el postoperatorio y tu recuperación. 


  • Alcohol: Sus efectos nocivos son ampliamente conocidos. En este caso facilita enormemente el sangrado de las heridas. 

  • Tabaco: Al igual que el alcohol, es causante de bastantes problemas en todo el globo terráqueo. En el marco de los implantes puede provocar inflamaciones e infecciones sumado a una recuperación más tardía. 

Conclusiones


Desde Mitata os queremos proporcionar una guía completa para que todo os sea muy sencillo. 


Ponemos todo el cariño sobre la nutrición y nuestros procesos de elaboración pensados para la tercera edad y personas que se encuentren en un proceso de post operatorio. 


Cocinamos como lo harías en casa, en ollas y a fuego muy muy lento. Utilizando productos 100% naturales y alejándonos de esos ingredientes que nuestros abuelos no sabían bien cómo pronunciar.